Sexsomnia o sonambulismo sexual: qué es

No es una forma de placer consciente y ni siquiera un sueño erótico de gran transporte. Se trata, en efecto, de un trastorno del sueño que consiste en tener una conducta sexual de manera inconsciente. Se llama Sexsomnia o sonambulismo sexual. Le pedimos a la Dra. Sabina Fasoli, psicóloga y sexóloga que nos explique mejor de qué se trata.

Sexsomnia: ¿qué es?

“El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales inserta la Sexsomnia (o sonambulismo sexual) dentro de los trastornos del sueño-vigilia.En concreto, es una parasomnia que se enmarca dentro de los trastornos del sistema nervioso en el sueño no REM (sueño de ondas lentas)”, explica la sexóloga. Las parasomnias son alteraciones no patológicas del sueño, que sin embargo provocan comportamientos anormales o eventos fisiológicos inusuales que ocurren durante el sueño, al despertar o durante el sueño. “Esta forma de sonambulismo consiste en realizar conductas sexuales de diversa índole durante el sueño, sin ningún tipo de conciencia y con amnesia total al despertar. Suele ocurrir en etapas profundas del sueño y no durante siestas cortas.”

Cómo se manifiesta

La Sexsomnia puede manifestarse de varias maneras, diferentes de persona a persona. “Puede ir desde expresiones sonoras/verbales propias de un contexto erótico, hablar sucio”, explica la terapeuta, “hasta relaciones reales, pasando por el autoerotismo y tocar a otras personas con las que compartes temporalmente la cama”.En resumen, una persona dormida que en su sueño e inconscientemente se masturba o se acerca sexualmente a personas cercanas. Una actitud que puede no ser entendida por quienes sufren avances, que puede ser malinterpretada y que alguien podría aprovechar. La característica del sonambulismo sexual, como ocurre con otras parasomnias no REM, es que la persona no recuerda el episodio cuando se despierta; pocos afirman despertarse en el momento del orgasmo. Por lo general, quienes padecen este trastorno del sueño se enteran después del episodio y por los convivientes, familiares o compañeros de piso. “Diagnosticar este trastorno es muy importante, ya que el acercamiento sexual a los demás, no siempre consentido, insistente e inconsciente, puede tener repercusiones legales, especialmente en presencia de menores”.

Cuáles son las causas

Existe una diferencia fisiológica entre Sexsomnia y un sueño erótico, y es el momento en que se expresa. “Los sueños se producen en la fase REM más profunda, mientras que ya hemos dicho que el sexo dormido se produce en una fase de sueño no REM”, insiste Sabina Fasoli.“No es posible, por tanto, atribuir la causa a un sueño erótico ya que las épocas no coinciden y, en todo caso, ni siquiera podemos considerar esa actitud particular como consecuencia de un posible sueño de contenido erótico tenido en fase REM”. Las causas del sonambulismo sexual están más relacionadas con los trastornos del sueño que con el ámbito sexual. Al igual que con otros trastornos del sueño no REM, las causas incluyen: factores ambientales incómodos (cama muy incómoda, habitación ruidosa, temperaturas demasiado altas o demasiado bajas); estrés psicofísico y ansiedad; mala higiene del sueño; la privación del sueño; tomar medicamentos con efecto sedante, cambios en el ritmo de sueño y vigilia; factores genéticos y fisiológicos, y familiaridad con el sonambulismo; consumo excesivo de alcohol y drogas.

Quién lo padece

¿A quién afecta el sonambulismo nocturno? “No existe un diagnóstico específico de sexomnia relacionado con el género que indique prevalencia en uno u otro sexo, como sí lo hay para otros trastornos del sueño.Sin embargo, algunas investigaciones reportan que en sujetos femeninos el sonambulismo nocturno se da más en el autoerotismo, mientras que en sujetos masculinos las conductas suelen involucrar a otras personas”, dice la sexóloga. Según los estudios, la edad promedio de los pacientes que presentan comportamientos de sonambulismo nocturno es de alrededor de 30 años. Pero las cifras no son muy altas, dado que los resultados de una investigación publicada por la revista New Scientist dicen que los trastornos del sueño afectan en general a alrededor del 4% de la población; El 1% sufre sexomnia.

Desvergonzado

La Sexsomnia puede ser y convertirse en un problema. No es agradable para quien convive con la persona que sufre sufrir avances inconscientes y emboscadas nocturnas, sobre todo si no es su pareja o, peor aún, si dan lugar a actitudes violentas. Por eso es importante, a la primera señal, tratar de identificar el problema. “Las consecuencias psicológicas de este trastorno pueden ser importantes y van desde la vergüenza hasta la culpa, la depresión y los problemas con la pareja o familiares.Comprender que se trata de un trastorno y no de una voluntad consciente es un paso importante para restablecer el equilibrio y el bienestar personal y relacional. Ser consciente de lo que sucede inconscientemente por la noche es fundamental para evitar repercusiones legales, implementando conductas que eviten consecuencias negativas, como no dormir cerca de menores”.

Diagnóstico y tratamiento

Por lo general, es un familiar, un compañero de cuarto o una persona que se acuesta con alguien afectado por esta parasomnia quien lo informa, ya que el sujeto no es consciente de ello. Es bueno no menospreciar esos informes, aunque la idea inicialmente puede ser extraña y particular. “El diagnóstico es posible mediante pruebas especializadas (neurológicas, psiquiátricas) con instrumentos y técnicas específicas como la polisomnografía, la resonancia magnética o el electroencefalograma. En función de la causa, es posible encontrar el tratamiento más adecuado, en primer lugar mejorando la higiene del sueño, intentando redescubrir hábitos que faciliten un descanso saludable.Muchas veces es necesario reducir el estrés psicofísico, con terapias cognitivas conductuales específicas y técnicas de relajación. Es posible revisar la posología de los fármacos sedantes si son la causa, o introducir fármacos específicos por indicación médica.

Categoría: