Las palabras de Amanda Lear en la televisión italiana son duras, golpeando a Barbara D'Urso y los reality shows en general.

Después de años de ausencia de la escena italiana, Amanda Lear no parece estar lista para regresar. Lo aclara claramente y no sin controversia. Entrevistada por Chi, ella le contó de manera cruda sobre el estado de nuestra televisión local.

La actriz y presentadora se ha centrado especialmente en el teatro en los últimos años, recibiendo una gran satisfacción en Francia, incluso con recompensas no exorbitantes. A la edad de 78 años, no tiene esta gran urgencia de aparecer y, por lo tanto, se ha vuelto mucho más selectivo con respecto a los programas que se aceptarán: "Ahora ha pasado esa ansiedad de tener que aparecer a toda costa. Hago muy pocas cosas en televisión y solo porque me dominan ".

No faltan las ofertas de Italia, pero, hasta la fecha, nada ha estado a la altura de su nombre y, sobre todo, de sus gustos: “Odio todo lo que la televisión italiana me ha ofrecido. Ni siquiera miro los programas de Barbara D'Urso y, en general, los reality shows me enferman. Ya he terminado de bailar con las estrellas ".

Su realidad es actualmente el teatro. Se muestra muy a menudo en el escenario y, más que por dinero, que admite que no son tantos, lo hace por sí mismo. Es algo que la hace sentir bien, en realidad volver a ser actriz, en contacto directo con el público. Sin embargo, sus palabras sobre D'Urso hacen que la gente hable, dado el amor del público italiano por el presentador napolitano.

Sin embargo, el rechazo de Amanda Lear de sus transmisiones va de la mano con el de Romina Power, quien recientemente rechazó una entrevista. La respuesta de D'Urso no tardó en llegar para la cantante: "Haremos una participación del 22% incluso sin Romina Power, a quien amo, incluso si ella no corresponde".

Mientras tanto, Lear, sin preocuparse por las respuestas de su colega italiano, explica que no se arrepiente de lo que se ha hecho en televisión y arte (era la musa de Salvador Dalí). Sin embargo, se quedó con una etiqueta que le causó cierta incomodidad: “Hace años, durante un tiroteo, quería tomar fotos con un gatito. Me dijeron que era una foto mía que no podía dar. En la mayoría de las fotos con un tigre, una pantera o tal vez una manada de hombres. Deberían haber sabido que estoy dedicado a Santa Rita da Cascia ".

Categoría: